La responsabilidad de las empresas para luchar contra el calentamiento global

El calentamiento global o cambio climático responde al aumento de los gases de efecto invernadero, como consecuencia de la excesiva actividad industrial; a la quema de combustibles fósiles (gases de efecto invernadero derivados de productos como el carbón, el petróleo y el gas natural); a la deforestación de selvas y bosques; al excesivo uso de fertilizantes; o a la alta producción de residuos. Un desafío medioambiental, cuya responsabilidad es humana.

De ahí que las empresas también contribuyan a luchar contra el cambio climático. En este sentido, durante la Cumbre del Clima -cuya celebración concluye mañana-, más de 500 empresas se han comprometido a eliminar los gases de efecto invernadero derivados de su propia actividad en 2030, contribuyendo así a la limitación del calentamiento global a 1,5 ºC. Su objetivo es alcanzar emisiones netas cero antes de 2050.

¿Cómo lo pueden lograr? Entre las decisiones que pueden tomar destacan la implantación de políticas de mitigación ambiental, tanto por su parte como por la de sus proveedores; el uso de una tecnología verde; la implantación de productos y servicios sostenibles; el uso responsable de los residuos y del reciclaje; o mediante la compra de bonos de carbono, un mecanismo de descontaminación para reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente, entre otras.

Su compromiso es relevante en este reto, ya que las medidas que adopten proyectan a la sociedad las buenas prácticas medioambientales a través de una cartera de productos y servicios más sostenible, a fin de fomentar la eficiencia energética.

Este tipo de acciones son las necesarias para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La ONU establece en el objetivo 13 la necesidad de adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos por parte de empresas, gobiernos y la sociedad en general.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: