Para 2030, el suministro de agua solo satisfará el 60% de la demanda global

La ONU lo deja claro: la humanidad necesita agua. Según el último informe sobre los recursos hídricos a nivel mundial en 2015 de la UNESCO, se espera para 2030 que el planeta tenga un déficit del 40% en cuanto al abastecimiento de agua a nivel mundial. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) han calificado este problema de gran relevancia, tanto que su objetivo de agenda para 2030 se centra en “garantizar la disponibilidad del agua, su gestión sostenible y saneamiento para todos”.

En la actualidad, vivir con escasez de agua es una realidad cotidiana en muchas partes del mundo: los entornos áridos son los más castigados por las consecuencias del cambio climático, por la falta de infraestructuras y por los puntos de acceso al agua potable. Existen migraciones forzosas ante el problema hídrico que vivimos. En este contexto, el planeta, poco a poco, ve cómo se va agotanado el agua, pero ¿qué podemos hacer para impedirlo?

En los últimos años, han surgido diferentes redes ciudadanas a nivel global que fomentan, entre otros, valores como el consumo responsable, la solidaridad y las prácticas sostenibles para el uso del agua. En este sentido, para una gestión eficiente del agua en nuestro día a día y ahorrar este recurso entre todos, la Fundación Aquae propone una serie de consejos cotidianos, tales como: cerrar los grifos cuando no estemos usando el agua (lavarse los dientes, fregar los platos, etc.), ducharse en lugar de bañarse, usar los electrodomésticos con carga llena o arreglar las fugas de agua al momento, entre otros.   .

La superpoblación del planeta y el consumo desmedido han puesto en peligro el agua y la vida en la tierra. Usar eficazmente el agua es una obligación tanto para personas, como empresas, gobiernos, organizaciones e instituciones. El futuro depende de la necesidad de hacer un uso responsable del agua, ya que para el año 2050 la demanda crecerá un 55%. El planeta y la ONU nos avisan, pero la solución pasa por todos.

Deja un comentario