¿Desaparecerá la tienda física?

Internet ha cambiado el modelo de negocio del comercio. Las tiendas online se están llevando cada vez a más clientes. Para el comercio tradicional es muy complicado competir con los precios y flexibilidad de entrega que ofrece el comercio electrónico. Por eso, el desarrollo del mercado hace pensar en un posible declive de las tiendas físicas en el futuro. Hoy en día, los consumidores buscan experiencias de compra eficaces, rápidas y baratas, algo que el comercio online ofrece con creces.

El eCommerce está adquiriendo cada vez mayor peso en la economía española  frente al comercio tradicional. Según datos recientes de un informe de BBVA Research, la tasa de penetración del comercio electrónico en España ya supera el 50%. Los números hablan por sí solos: más de la mitad de la población en nuestro país entre 16 y 74 años ha elegido la compra online como canal de venta frente al comercio tradicional en el último año. La normalización del eCommerce como canal de venta “tradicional” empieza a ser una realidad. Así lo asegura Alberto Marcos, eCommerce Product Manager de Correos Express: “La tecnología ha cambiado nuestros hábitos de compra y lo seguirá haciendo, hasta el punto de que seguramente las nuevas generaciones ni siquiera hablen de comercio electrónico como algo exclusivo, sino que vivirán con absoluta normalidad comprar en una tienda online, en redes sociales y en una tienda física”.

Las ventajas que ofrece la compra online son la causa de su progresivo ascenso. Con el comercio electrónico, el consumidor gana en comodidad y en plazos de entrega: el cliente no tiene que esperar colas y la obtención del producto no se ve alterada por la demanda del momento, al contrario de lo que sucede en el comercio físico. Además, el comercio electrónico te permite comparar al instante diferentes precios y encontrar lo que buscas en distintas plataformas, logrando así  encontrar el producto más barato posible o con una mejor relación calidad-precio.

No obstante, la compra en tienda física nos permite tocar y experimentar en primera mano los productos antes de adquirirlos, algo primordial y decisivo.  Y, además, las personas que nos atienden nos pueden informar y asesorar adicionalmente para reforzar nuestro convencimiento en la decisión de compra.

De esta forma, es difícil pensar que la tienda física desaparezca en el futuro, aunque es una posibilidad. La creación de políticas de devoluciones flexibles y ventajosas para los clientes eCommerce, hacen que las marcas aprovechen las sinergias entre ambos canales de venta para redireccionar a sus clientes y transmitir una mayor confianza de sus soportes. La seguridad que transmite una marca es determinante, tanto que su canal de venta online puede superar al canal físico gracias a las ventajas mencionadas anteriormente.

En este sentido, el comercio tradicional se diferencia por la experiencia del consumidor frente al producto a la hora de adquirirlo. Y es aquí donde la tienda online tiene su gran reto por delante: el canal de venta online necesita reforzar los aspectos mejor valorados por los clientes, tanto la compra experiencial, como la atención personalizada y de calidad. Estas características del comercio son dos elementos que, de darse en el eCommerce en un futuro, harán que la continuidad de la tienda física y tradicional penda de un hilo.

Deja un comentario