Mares sin plásticos: el gran reto para los océanos

La contaminación en los mares es un gran reto a nivel mundial. Los microplásticos, así como los restos plásticos procedentes de nuestros residuos, están inundando los océanos y poniendo en peligro a los animales marinos a medida que se extienden por todo el mundo. Ante esta situación, se están adoptando numerosas medidas y soluciones para reducir este tipo de contaminación tan severa, pero, sin embargo, el único remedio pasa por dejar de producir plásticos.

En el marco del Día Mundial de los Océanos, que se celebra mañana 8 de junio, queremos crear conciencia acerca de este problema global, que tendrá graves consecuencias en un futuro cercano para la sociedad. Según Greenpeace, unos ocho millones de toneladas de plástico van a parar al mar cada año. Una gran cantidad de ellos son arrastrados por las corrientes y terminan concentrándose en enormes masas de desechos. El impacto medioambiental es terrible: millones de especies marinas acaban intoxicadas por plásticos y fallecen a causa de esta contaminación. Aunque estas no son las únicas consecuencias.

Otro gran porcentaje de plásticos son triturados y desmenuzados hasta tamaños casi microscópicos. Un proceso que tiene repercusiones en la alimentación humana, ya que las especies marinas contienen partículas de plásticos que han ingerido. El plástico es contaminante y sus efectos pueden generar enfermedades, tales como el propio cáncer.

En este contexto, a lo largo del año fallecen decenas de millones de aves marinas con los estómagos repletos de tapones, mecheros y otros tipos de plásticos. En todos los océanos del mundo existe presencia de microplásticos, incluso a 4.000 metros de profundidad, de ahí a la necesidad de una solución urgente. Diferentes estudios de Greenpeace han confirmado esta terrible realidad: una vez que los plásticos entran en el mar, poco se puede hacer para evitar la contaminación.

Hasta la fecha existen multitud de iniciativas innovadoras que nacen desde el compromiso de dejar los mares limpios de plásticos. Entre otras, es el caso de The Ocean Cleanup, una idea de un joven holandés, que consiste en una costa artificial a modo de barrera donde se acumula el plástico arrastrado por las corrientes. Su objetivo es erradicar la mitad de los plásticos del Pacífico en diez años.

Es importante concienciarnos acerca de esta amenaza para nuestro ecosistema y entre todos actuar de una manera más responsable en cuanto al uso y reciclaje de los plásticos en los océanos. Existen diversas organizaciones que promueven el voluntariado en este ámbito y en el que todos podemos participar: la Fundación Ecomar, Greenpeace o la Fundación Biodiversidad son algunas de ellas. ¡Hazte voluntario y ayuda a cuidar nuestro entorno!

 

Deja un comentario